6.11.05

Monigotes


La exposición
La muestra Keith. Haring. Obra completa sobre papel consta de un total de 215 trabajos que documentan la trayectoria artística del autor norteamericano Keith Haring (1958-1990). Una camino que se inició entre diciembre de 1980 y enero de 1981, cuando comiencó a trabajar con la tinta Sumi sobre papel Velin, pintando los diecisiete Blueprint Drawings. En 1990, poco tiempo antes de su fallecimiento, las publicó en forma de serigrafías a modo de legado. Las láminas, agrupadas en una secuencia, muestran las imágenes más características de toda su obra: escenas de fuerza y amenaza, de sexualidad y de histerismo religioso; hitos de iniciación para una sociedad en perpetuo cambio.
La exposición ofrece una imagen completa del característico lenguaje iconográfico de Haring; bebés, perros, ángeles y figuras de Batman, cuyo cromatismo expresivo estaba rodeado de un aura radiante. Además, incluye la impactante guerra de imágenes enfrentadas a textos del escritor modernista William S. Burroughs en los ciclos Apocalypse (1988) y The Valley (1989). La colaboración con Andy Warhol dio lugar a la serie Andy Mouse (1986) donde se revisaba el universo de las tiras cómicas de Walt Disney. Los dibujos Pop Shop (1987) ocupan un gran espacio en la obra gráfica de Haring. Eran los motivos que
creó para los productos que vendía en las tiendas de Nueva York y de Tokio. El enfrentamiento directo y sin prejuicios de los símbolos, los colores y los ídolos forjados en el día a día mediante la publicidad, los medios de masas y la vida cotidiana de la calle fue el tema central de esta serie.
Keith. Haring. Obra completa sobre papel recopila toda la obra impresa del artista documentando su trayectoria artística en su totalidad presentando, en cierto modo, una visión retrospectiva.

El artista
Keith Haring nació el 4 de mayo de 1958 en Reading, Pensilvania. Desarrolló su habilidad para dibujar desde una edad muy temprana, aprendiendo de su padre las nociones básicas de la animación e inspirándose en personajes de la televisión, el cine, los comics... Después de graduarse en el instituto en 1976, se matriculó en la Ivy School of Professional Art de Pittsburg. Abandonando tempranamente sus estudios, continuó formándose y trabajando solo, y finalmente, en 1978, logró una exposición monográfica en el Arts and Crafts Center de Pittsburg.
Ya en Nueva York se matriculó en la Escuela de Artes Visuales donde encontró una pujante comunidad de artistas alternativos que desarrollaban su actividad fuera del circuito de las galerías y los museos, su área de actuación eran las calles del centro de la ciudad, el metro y espacios en clubs y antiguas discotecas. Haring entabló amistad con los artistas Kenny Scharf y Jean-Michel Basquiat, así como con músicos, perfomers y graffiteros pertenecientes a esta emergente comunidad artística. Inspirado por la obra de Jean Dubuffet, Pierre Alechinsky, William Burroughs, Brion Gysin y en el manifiesto The Art Spirit de Robert Henri, en el que se afirmaba la esencial y total independencia del artista encaminó su obra a una expresión gráfica basada en la primacía de la línea. Como la mayoría de los estudiantes de la SVA, Haring experimentó con numerosas técnicas creativas como las performances, el vídeo, las instalaciones y el collage, aunque siempre mantuvo un fuerte compromiso con el dibujo. En 1980, encontró un medio sumamente eficaz que le permitía comunicarse con la gran audiencia que él deseaba, al descubrir los grandes paneles publicitarios vacíos, cubiertos de papel negro en las estaciones de metro. Así empezó a crear dibujos con tiza blanca sobre estos paneles de color negro mate.
Entre 1980 y 1985, realizó cientos de estos dibujos públicos con líneas rápidas y rítmicas, creando en ocasiones unos cuarenta "dibujos de metro" al día. Este flujo constante de imágenes se hizo familiar a para todos los viajeros metro para llegar al centro de la ciudad, quienes a menudo se paraban a contemplar al artista trabajando. Durante los ochenta Haring alcanzó el reconocimiento internacional y participó en numerosas exposiciones colectivas e individuales. En abril de 1986, abrió la tienda Pop Shop en el barrio del Soho en Nueva York. Era un pequeño establecimiento en el que se vendían todo tipo de merchandising que llevara sus imágenes. Aunque el local recibió numerosas críticas procedentes del mundo del arte, Haring se mantuvo firme en su propósito de hacer sus obras accesibles a la mayoría del público, y recibió un fuerte apoyo de amigos, admiradores y mentores, incluido de Andy Warhol.
En 1988 le diagnosticaron sida. Un año después, creó la Fundación Keith Haring, cuyo propósito es financiar y proporcionar material gráfico a las organizaciones y los programas infantiles que luchan contra el sida, difundir el trabajo de Haring con exposiciones y publicaciones, y gestionar los derechos de sus imágenes. Haring empleó sus obras durante los últimos años de su enfermedad para generar el activismo y la concienciación sobre el sida. Durante su breve pero intensa carrera, que se desarrolló en la década de los 80, el trabajo de Haring se mostró en más de 100 exposiciones individuales y colectivas. Tan sólo en 1986, fue el protagonista de más de 40 artículos de periódicos y revistas.
Keith Haring murió de sida el 16 de febrero de 1990, a la edad de 31 años.

Su obra
La obra de Keith Haring tiene como principal progranista a la línea, motor generador de sus dibujos contínuos. Desde las pintadas que dibujó con tiza en las paneles del metro y con las que cautivó el interés de los neoyorkinos, hasta sus murales y las obras impresas, muestran su dominio del trazo y la proporción. A este estilo lineal se suma la elección de fondos monócromos y de contornos gruesos que contribuyen al objetivo del artista: permitir una lectura fácil y rápida de sus mensajes. Sus creaciones se han convertido en símbolos fácilmente reconocibles, conservando intacto hasta hoy día su poder comunicativo.
Sus propias vivencias, la influencia de los comics, los medios de comunicación y la tecnología están presentes a lo largo de toda su obra. Unos intereses a los que sumaba su sensibilidad hacia problemas sociales como el apartheid, la lucha contra el sida o la guerra. La profundidad y complejidad de sus temas contrasta con la apariencia sencilla e infantil de sus dibujos.
Entre sus figuras más reconocidas se encuentra el bebé radiante que convirtió en su firma al considerar que es la etapa más positiva del ser humano, el perro que simboliza numerosos conceptos como la amistad o la protección, o las pirámides humanas influidas por el electric boogie. Otras creaciones surgieron a raíz de un acontecimiento concreto como las figuras con un agujero en el vientre que, según recoge Alexandra Kolossa en su libro Haring, se inspiraron en el asesinato de John Lennon.
En sus diez años de carrera produjo una gran cantidad de litografías, serigrafías, impresiones en relieves y grabados, y trabajó con impresores de diversos países. Su estilo lineal continúa aplicándose en el estilo de la comunicación actual. El mercantilismo se hace patente así en el centro de las ciudades gracias a posters, escaparates, camisetas….
Haring procedía de un ámbito ilegal de creadores de imágenes que aparecieron inicialmente en el centro de las ciudades, al margen del arte y de los intereses comerciales, utilizando el espacio público para plasmar con su simbología aspectos clave de la vida cotidiana. Creó un lenguaje claro y comprensible formado por iconos que representaban las tendencias de la sociedad de una forma cognitivamente genial. Un monigote: una representación, un sentimiento, una idea...



Keith. Haring. Obra completa sobre papel
Fundación Canal. Madrid
Hasta el 8 de enero

2 comentarios:

Javier Martínez dijo...

Hola Javier! Muy bien documentada la reseña... Por cierto, sabes de alguna galería española que venda obra gráfica de Haring?
Un abrazo y suerte en tu andalura blogera!

Javier Pantoja dijo...

Hola Javier. Pensé que se había publicado el comentario que te hice hace dos meses, repasando posts veo que no es así. Bueno, por si me sigues leyendo: Resumiendo lo que te decía; la verdad es que no sé si alguna galería española vende obra de Haring. De todas formas, en la página web de la fundación Haring cuyo link aparece en el artículo puedes contactar con ellos por si estás interesado. Supongo que pondrán ayudarte.
Un saludo